Protege tu identidad digital en Internet

Protege tu identidad digital en InternetCuidado con la información:

Vivimos en una era de abundancia de información al punto de infoxicación, una era de gran actividad en las redes sociales, nos comunicamos con miles de personas, compartimos ideas, opiniones, gustos personales o fotografías, y también mucha información personal que es sensible, y un campo muy apetecido por ladrones de identidad.


Para los que utilizamos la red como medio de vida, conscientes del trabajo que requiere forjar una marca personal de forma profesional, es vital que conozcamos a profundidad los riesgos que implica dejar la seguridad de nuestros datos y nuestra información al azar.

Aun así, muchos toman conciencia de esto, solo después que han sido víctimas de ataques, robos o suplantación de identidad, con consecuencias leves, graves y algunas veces fatales.

Con esta motivación, quise hoy en este post tocar algunos puntos claves referentes a la seguridad que debemos brindar a nuestra identidad digital.


Identidad Digital:
Sin duda nuestra identidad es un activo muy valioso dentro y fuera de la red, y no prestar atención a su seguridad implica correr riesgos en nuestra reputación, marca, negocios o vida personal.

Nuestra identidad digital la definimos como eso que la Internet dice que somos y lo que somos para otros en la red, y tal identidad se va materializando en la medida en la que mantenemos actividad en las redes sociales, comunidades, sitios web y servicios de Internet.

Inseguridad en Internet:
Sin darnos cuenta cada día autorizamos aplicaciones, invitaciones, registros, newsletter, sin detenernos a analizar el riesgo que estamos corriendo. Y ¿qué decir de la tendencia de utilizar la misma contraseña para todo, o de hacer que nuestras diferentes dispositivos recuerden automáticamente nuestra contraseña?

Adicionalmente, otra tendencia es que se use de password, datos como fecha de nacimiento, DNI, nombres de parejas o mascotas que no implican ningún nivel de seguridad a dicha contraseña, que sin ser hacker de gran experiencia son datos que se pueden obtener fácilmente en los perfiles de redes sociales.

Así bien es fundamental considerar algunas medidas básicas de seguridad, y estar claros de los posibles riesgos sobre nuestra identidad personal para aprovechar las redes sociales y la Internet en general de una forma segura.



Suplantación de identidad:

La suplantación de identidad se produce cuando alguien crea un perfil con datos y fotografías de otra persona para que la gente piense que realmente es esa persona.

Es muy común en las redes sociales, encontrarnos con cuentas a nombre de famosos, o de personas de cierto renombre, que no pertenecen a dichas personas sino a inescrupulosos que se valen de ciertos datos de otra persona para ganar seguidores rápidamente. 

En algunos casos es denunciado, en otros simplemente pasa desapercibido e incluso llegan a posicionarse en las redes sociales.


Robo de identidad:

El robo de identidad implica propiamente una invasión o ataque a la propiedad e identidad digital de un individuo. 

Sucede a menudo en Twitter con políticos o famosos, que alguien toma control de una cuenta y se hace pasar por esa persona publicando mensajes en su nombreEs verdad que luego de la denuncia y de unas cuantas horas se puede restablecer la cuenta, pero con seguridad se apropiaron de mucha información personal e íntima.

Esto se da normalmente porque se usan contraseñas muy fáciles de descifrar, o porque alguien tuvo acceso indebido, por lo que es vital generar contraseñas fuertes y mantenerlas seguras.



Cómo cuidar nuestra identidad:

Sin llegar a la paranoia, debemos establecer ciertas rutinas de seguridad, como almacenar y eliminar información personal de manera segura, crear passwords robustos y cambiarlos periódicamente y sobre todo saber con quién compartimos nuestra información importante.

No es difícil encontrar consejos y recomendaciones de seguridad en la Internet para estar prevenidos, resguardar nuestra identidad y proteger nuestra información personal.

Entre tantas medidas básicas que pudiéramos tomar, el sitio consumidor.ftc.gov, recomienda algunas precauciones:




Cuide sus contraseñas:
Acostúmbrese a crear contraseñas sólidas. Hoy muchos sitios te exigen claves con combinaciones de letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales para darle mayor calidad a tu password. 

Pero aun si no es así, debes tratar de ser muy creativo, pues la seguridad lo vale todo.

Evite compartir información personal:
Al subir mucha información personal, un ladrón de identidad puede usarlos para resolver preguntas de verificación y acceder a tus cuentas.

Nunca divulgues tu nombre completo, dirección, números de teléfono o de cuenta en sitios de acceso libre al público.

Protege tus dispositivos:
Use programas de seguridad, instale antivirus y firewalls.

Configure sus dispositivos para que las protecciones se actualicen de forma automática.

Proteja su computadora contra intrusiones e infecciones que pueden poner en riesgo archivos o contraseñas instalando los parches de seguridad ofrecidos por su sistema operativo y otros programas.

Cuídese de los emails phishing:
No abra archivos, no haga clic sobre enlaces, ni descargue programas enviados por desconocidos. Al abrir un archivo de estos podría exponer el sistema de su dispositivo a un virus informático o programa espía que captura sus contraseñas.

Cuidado con las conexiones Wi-Fi:
Al enviar información personal usando una wifi en algún lugar público, verifique si su información estará protegida.

Si usa una red inalámbrica segura, toda la información que envíe a través de esa red estará protegida.

No subestime las políticas de privacidad:
Aunque realmente muy pocos las revisan por ser extensas y complejas, la política de privacidad de cada sitio nos informa cómo se mantiene el acceso, seguridad y control de la información personal que es solicitada, cómo se usa y si en algún momento es cedida a terceros.

Si no la tiene o es confusa, evite ese sitio web, o hágalo considerando los riesgos que supone.



Denunciar las invasiones:
Es muy importante que en caso ser víctimas o de sospechar de que otra persona es víctima de robo o suplantación de identidad, realicemos la denuncia al centro de seguridad de la red social o servicio donde se dio el hecho, aportando todos los datos posibles.



Conclusión:
Muy a pesar de los continuos casos de robo de cuentas o suplantación de identidad que vemos a diario, enmarcados todos como HACKEO, es increíble la poca importancia que el común de los usuarios le da a la seguridad de sus perfiles en las redes sociales y otros medios digitales.

Nunca está demás cualquier herramienta o estrategia de seguridad, y tampoco investigar al respecto con cierta frecuencia, pues los expertos siempre están publicando sus recomendaciones para poder mantenernos tranquilos al navegar en la red.

Y en tu caso, ¿cuál ha sido tu experiencia en cuanto a la seguridad de tus perfiles sociales?, ¿has sido víctima de suplantación de identidad en algún momento? ¿lo compartirías con nosotros...?

Saludos.-